Alimentación femenina en el postparto, puerperio y lactancia

¿Has tenido un bebé hace poco? ¿Conoces a alguien que esté a punto de dar a la luz o que ya lo haya hecho? Pues si es así, este artículo te interesa…

Cuidar nuestro cuerpo tras el parto

A lo largo del embarazo, nuestro cuerpo ha experimentado infinidad de cambios, han sido 9 meses de no perder el tiempo y tras el parto nuestro cuerpo está muy ocupado en volver de nuevo a su ser.

Un bebé en gestación ocupa un espacio importante en nuestro vientre que obliga a movilizar todos los órganos que allí habitaban. ¿Te habías imaginado alguna vez la diferencia anatómica entre una mujer embarazada y otra que no lo está? Esta imagen es muy clara.

embarazo

Tras el parto, nuestro cuerpo poco a poco, vuelve a recuperar esos espacios. Y para ello necesita grandes dosis de energía. Si no ayudamos al cuerpo a que pueda realizar esta tarea con eficacia (a través de una alimentación equilibrada, del cuidado de nuestro suelo pélvico-abdomen-diafragma), los resultados tampoco serán los esperados. Algunas mujeres tras dar a luz no logran recuperar su peso o su integridad pélvica (con los problemas que ello conlleva),  por suerte hay muchos profesionales que pueden ayudarte. Si tienes alguno de estos problemas, pide ayuda o regala ayuda. Es mucho mejor regalo para una mamá recién parida una o varias sesiones de recuperación de suelo pélvico o de nutrición que mas bodys para su bebé.

Cuidar de nuestra salud en el postparto o puerperio es una tarea casi obligada si queremos recuperarnos al 100% del parto. 

Alimentación femenina en el postparto, puerperio y lactancia

Con respecto a la alimentación, existen ciertas recomendaciones que debemos seguir durante esta etapa para asegurarnos de cubrir nuestras necesidades y satisfacer las demandas nutritivas propias de la producción de leche.

Las recomendaciones oficiales indican que la alimentación de las mamás puérperas debe ser variada y equilibrada e incluir alimentos de todos los grupos (por orden de importancia): verduras, hortalizas, cereales integrales, frutas, legumbres, frutos oleaginosos sin tostar y semillas,lácteos, huevos y pescado.

lactanciaImagen sacada de la web Sacred Pregnancy

La importancia de los ácidos grasos

Durante la lactancia, nuestra ingesta de  ácidos grasos omega 3 como el DHA o el EPA, es tremendamente importante. Es en esta fase en la que el bebé desarrolla a velocidad récord lo que no pudo hacerse in utero, principalmente la constitución del sistema nervioso y la retina. Durante la lactancia se estima que la madre pierde unos 70-80 mg/día de DHA a través de la fabricación de leche materna (el único alimento que toma el bebé en esta fase), por lo que no es muy descabellado pensar que en ese momento de la vida la madre deberá incrementar la ingesta de esos ácidos grasos o bien a través de la alimentación o bien a través de suplementación.

¿Dónde encontramos estos ácidos grasos de manera natural? En los pescados azules sobre todo. Se estima que ingerir pescado 2 ó 3 veces por semana cubre los requerimientos de estas grasas tan importantes.

El cuerpo, en este momento de nuestra existencia, pone como prioridad la supervivencia de la cría. Como ocurre con todos los animales que coexisten con nosotros en el planeta. ¿Esto que quiere decir?, pues que si mi alimentación está siendo deficitaria quien lo va a notar mas no es el bebé (la leche materna suele ser maravillosa casi siempre -excepto casos muy concretos y no tan comunes-) pero nosotras sí que lo notaremos. ¿cómo? A través de déficit de nutrientes y de las consecuencias de estos.

No nos olvidemos de la hidratación

Por otra parte, la producción de leche requiere una elevada ingesta de líquidos, sobre todo agua (y muy preferiblemente bebidas sin azúcares ni alcohol). Si beber agua te parece aburrido, en Food Green Mood hemos publicado un montón de recetas deliciosas para hacer de manera sencilla y casera aguas aromáticas naturales.

Algo habitual en las mujeres puérperas y lactantes es que se olvidan de beber todo lo que deben (en torno a 2-3L de liquido), un truco para que esto no te pase nunca mas es repartir botellas de agua por toda la casa. Si tienes un lugar donde sueles sentarte a darle el pecho al bebé, pon ahí una botella al alcance de tu mano, pon otra en la medita de noche de la cama, al lado del sofá, etc… De manera que si estás sola en casa puedas alcanzarla sin tener que depender de nadie.

agua con limon getty images

Otro truco maravilloso que no falla para que siempre estés hidratada es relacionar el momento de la lactancia con beber agua. Cada vez que le estés dando el pecho a tu bebé aprovecha para beber tú también agua. Así poco a poco irás creando el hábito de beber de manera habitual sin que tenga que llegar la sed o un dolor de cabeza (fruto del comienzo de una deshidratación) a avisarte.

Y como guinda final te comparto el vídeo de una masterclass del Evento de TodoPapás que se realizó en Barcelona donde muchos profesionales nos reunimos para hablar de salud, educación y cuidados para las familias.

 ¿Quieres profundizar mas sobre este aspecto de tu salud? ¿Te interesa saber como puedes regular la salud de esta etapa de tu vida a través de la alimentación? Escríbeme y hablamos

firma_marta

Advertisements

Deja tu comentario aquí:

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s