La salud del útero

¡Volvemos con nuestras entrevistas en Food Green Mood!
Hoy queremos presentarte a otra de nuestras personas interesantes: Alicia Domínguez, nuestra invitada en esta nueva temporada.

Psicóloga, licenciada por la Universidad Complutense de Madrid en la especialidad de clínica. Trabaja de manera integrativa, desde distintas perspectivas.  Su labor está orientada a la terapia, la información y la concienciación, acompaña los procesos de cambio.

alicia_dominguezFoto original de Jerónimo Molero

Alicia entiende la curación como la recuperación de lo que uno es.
El punto de partida lo ubica en la vida intrauterina y la salud femenina. Trabaja según sus palabras: “por la recuperación del parto y el nacimiento como vivencia determinante, profundamente delicada y transformadora que requiere el máximo respeto”.
Su consulta, , se encuentra en la Sierra de Madrid en un encuadre natural precioso que puede apreciarse en su web.

Hemos estado charlando con ella y aquí os compartimos una entrevista bien jugosa. Prepárate una infusión bien rica, siéntate tranquilamente ¡y disfrútala!

cuidadoysaludutero

Food Green Mood.- Alicia, ¿en qué consiste la psicología perinatal? ¿Y por qué decidiste especializarse en ello?
Alicia.- La psicología perinatal se ocupa de comprender, explicar y atender lo que sucede durante el periodo de la vida que rodea al nacimiento. Desde la psicología buscaba el origen de lo que nos pasa, por ejemplo ¿de dónde viene el primer dolor que nos lleva a vivir con miedo?, hasta que llegué al nacimiento y la vida intrauterina. Tuve la fortuna de conocer y comprender la extrema delicadeza y potencialidad que tiene el origen de la vida. Desde nuestras primeras experiencias vitales construimos lo que somos.

El parto es un gran momento de oportunidad en la vida de una mujer, y somos las mujeres pariendo, las que les damos la oportunidad a los nuevos de llegar a este mundo, de una forma amable.

La maternidad es la gran oportunidad que tenemos para construir la sociedad en la que queremos vivir.

La maternidad, y quisiera que aquí se sientan incluidos hombres y mujeres en calidad de padres y madres, hijos, hermanas, tíos, amigos, vecinas, profesionales…, es la gran oportunidad que tenemos para construir la sociedad en la que queremos vivir.

FGM.- De hecho el prestigioso ginecólogo francés Michel Odent (pionero en la promoción del parto fisiológico) suele decir que para cambiar el mundo, debemos cambiar la forma en la que nacemos. El habla incluso de “mamiferizar” los partos en lugar de “humanizarlos” haciendo alusión a la importancia de lograr partos menos medicalizados y mucho más naturales.
A.- Sí. La forma en que naturalmente parimos es el resultado de miles de años de evolución. En lo que sucede nada es casual, y nada es prescindible: cada aspecto bioquímico y corporal del parto tiene un homólogo emocional, psíquico, comportamental…, esta vivencia global tiene un efecto en la línea vital de los seres humanos implicados en ella. Interrumpirla es interrumpir nuestro programa básico para la vida.

Odent está haciendo especial énfasis en la función que cumple el sistema de oxitocina, y en las consecuencias de interrumpirlo sistemáticamente por medio de la administración de oxitocina sintética que se ha protocolizado en la atención al parto.
Qué interesante su planteamiento acerca de cómo las hormonas presentes en las mujeres maternando crean “clima social”.

Foto original de Kiera Lillesve

FGM.- Y además de psicóloga perinatal, ¿también te formaste como doula?
A.- Lo que para mí significa ser doula es el desarrollo una consciencia global sobre la maternidad. Tiene un aspecto de acompañamiento, y también tiene un aspecto relativo a la recuperación de la sensibilidad y la confianza para con la vida en todos sus procesos y el reconocimiento de lo que las mujeres somos y damos a la vida. Creo que el papel fundamental de la doula, ya casi como figura arquetípica más que pensando en roles profesionales, es proteger el sistema de oxitocina.

FGM.- ¿Qué es lo que mas te preguntan las mujeres cuando van a tus talleres/charlas?
A.- No sé si es lo que más se pregunta, pero veo grandes “momentos de comprender” al conocer la anatomía funcional del útero; cómo está diseñado, como funciona…
También despierta mucha curiosidad el “cómo se desarrolla la memoria intrauterina” en el sentido de qué recordamos y de cómo transmitimos.

FGM.- En tu trabajo hablas de recuperar la conciencia corporal, el pulso del útero ¿qué efectos estás viendo que tiene este trabajo corporal en las mujeres?
A.- Fundamentalmente la capacidad de presencia y desde ella, la recuperación de grados de libertad y fortaleza, la recuperación del sentido de “mí misma”, la liberación de dolores históricos, recuperación del placer…
Sabremos más cuando las mujeres que están participando en los talleres compartan su experiencia.

Imagen Meagan Segal

Imagen de Meagan Segal

FGM.- Últimamente en Food Green Mood hemos publicado algunos artículos hablando sobre la importancia de la alimentación y en la salud del ciclo menstrual, ¿a que otros factores crees que debemos prestar atención las mujeres para mejorar la salud de nuestro ciclo?
A.- Me resulta muy interesante lograr un estado de entrega a la experiencia del propio cuerpo, dejar que los efectos del ciclo operen en nosotras; si hay dolor, que nos atraviese, si hay alegría, que dance y ría, expresar los enfados, pedir las disculpas, devolver lo que no es nuestro, tomar lo que necesitamos. Ser honestas con nosotras mismas.

Después de unos ciclos entregadas a lo que nos dan, sin tratar de controlar sus efectos, sin buscar la versión mejorada de nosotras mismas, aparecemos renovadas. El ciclo menstrual es un proceso curativo en sí mismo.

quote2

FGM.- Muchas autoras dicen que el hecho fisiológico de menstruar no ha de doler (salvo si existe alguna patología que deba ser investigada y tratada, claro) ya que no hay nada diseñado fisiológicamente y que esté sano, que duela. Pero en el cuerpo femenino la menstruación a algunas mujeres les duele, aún teniendo un cuerpo saludable y parece que culturalmente se ha aceptado la idea de que los ciclos de la mujer (incluidos los de la maternidad) duelen..
A.- Comparto totalmente ésa mirada, y destaco ésa puntualización: “que esté sano”. El cuerpo sabe regenerar el tejido dañado de sus heridas; da la sensación que un dolor crónico en un cuerpo físicamente sano implica una obstrucción en los mecanismos de curación.

En este punto me parece interesante preguntarnos qué repercusión tendrá para la sociedad que las mujeres estén ginecológicamente sanas -sin dolores inespecíficos-. Creo que liberar las causas del dolor en el cuerpo femenino implica un cambio en el orden social.

Foto de la web Sacred Pregnancy

Esto pasa por reconocer los mecanismos que sistemáticamente operan sobre nuestro cuerpo y que han sido normalizados, que asumamos que la estructura de la sociedad en la que vivimos no está basada en el respeto a los procesos vitales, y que si queremos disponer de ése espacio, hemos de crearlo desde dentro.

La labor que tenemos las mujeres es recuperar la sensación de ser dignas siendo como somos, que habitemos nuestros cuerpos y nuestros impulsos. Que demos rienda suelta a nuestros instintos creativos, que dignifiquemos la maternidad como la mayor obra creativa, con valor social y humanitario.

FGM.- Y volviendo al ciclo menstrual, ¿crees que la auto-observación podría ayudar a reconciliarnos con nuestro ciclo y nuestra propia menstruación?
A.- Sí! Además creo que observando el ciclo se van integrando las pautas, no es algo que podamos hacer sólo desde lo racional, intuitivamente vamos dándonos cuenta de cómo es nuestro proceso creativo. Esto es tremendamente útil para el desarrollo de los proyectos. Cada ciclo es un impulso. La menstruación es un momento de grandísima oportunidad para darse cuenta; el útero pulsando para ex-pulsar el endometrio nos da un estado de consciencia ampliado y una implacable toma de tierra.

FGM.- Si las mujeres tuviéramos plena conciencia de nuestro cuerpo, ¿viviríamos los orgasmos de manera diferente?

A.- Si tuviésemos plena consciencia corporal sentiríamos plenitud en cada gesto, sentiríamos cómo la vitalidad nos inunda en cada respiración, cada alimento sería una explosión de sensaciones, sentiríamos cómo las células reaccionan con alegría ante la nutrición. Imagínate los orgasmos!

La conciencia corporal nos hace la vida más ancha, la experiencia es más vívida, más rica en matices, más gozosa.

La oxitocina es el vehículo biológico para sentir el amor, el placer y la confianza. La oxitocina nos lleva a estados de consciencia más amplios

El útero es un órgano receptor de oxitocina, ¡y también es emisor! Esto es muy importante, no sólo es que en determinadas condiciones se genera oxitocina y se anima el pulso uterino, sino que también es que el propio movimiento del útero produce oxitocina.
Y la oxitocina es el vehículo biológico para sentir el amor, el placer y la confianza. La oxitocina nos lleva a estados de consciencia más amplios. Sea para un orgasmo, como para un parto o una menstruación, el útero hace el mismo movimiento, en distintos niveles de intensidad, todo movimiento del útero es pulso. Todo pulso tiene efecto orgásmico. El cuerpo femenino es biológicamente placentero.

FGM.- ¿En qué puede ayudar esta toma de conciencia a una mujer que (embarazada o no) está preparándose para ser madre? ¿Puede prepararnos para vivenciar el parto de manera diferente?

A.- Implica tomar la responsabilidad de lo que somos, de cómo la vida ha diseñado el cuerpo femenino para ser el canal por el que llega la vida nueva. Nuestra salud emocional también podemos apreciarla en nuestros procesos hormonales. La mera consciencia de nosotras mismas actúa como regulador de nuestros ciclos. El organismo es muy sutil, a veces procesar una emoción escondida abre la oportunidad para un embarazo que se busca.

El parto es una puerta abierta a nuestra mente profunda

Conocer lo que somos y cómo somos nos da confianza, nos da poder y fuerza. Y como decía M. Odent, dejar que el “cuerpo mamífero” de a luz… éste es uno de los retos, recuperar la inocencia, deshacernos de la imagen del parto como un momento peligroso y asumir que puede ser una gran experiencia vital. Hablamos aquí de confiar en el cuerpo, y también de atrevernos a asomarnos a esta experiencia inmensa a nivel psíquico, tan intensa a nivel de sensaciones corporales. Es poco reconocido lo que ocurre a nivel de nuestra psicología, el parto es una puerta abierta a nuestra mente profunda. Tener un centro bien establecido y estar familiarizadas con las sensaciones corporales nos da la posibilidad de atravesar éste tipo de experiencias -más anchas- con serenidad.

La vida se sirve del mecanismo del placer para perpetuarse.

Un parto normal implica un crecimiento, -Ibone Olza está haciendo un valioso trabajo definiendo la psicología del parto-. Un parto normal trae empoderamiento y vitalidad, si no lo trae es porque no ha sido normal. Es importante que recuperemos la perspectiva adecuada, que conozcamos cuál es el punto de partida. La vida se sirve del mecanismo del placer para perpetuarse.

quote3

FGM.- El proyecto en el que ahora estás embarcada se llama Üteropías. Me suena como a útero y a utopías, ¿de dónde viene el nombre? ¿Y por qué un nombre así?

A.- “Pensaba en una sociedad consciente del efecto que tienen en el cuerpo femenino, las cosas que vivimos, que se deja llevar por el proceso en ciclo de la vida, consciente de que todos somos creados en un cuerpo de mujer, que lo primero que sentimos al arraigarnos a esta vida es el útero, el cuerpo interno de ésa mujer que nos gesta. En mi utopía las mujeres somos libres, vitales y presentes, y no tenemos ya más niños perdidos.

Soñar es bien hermoso. Y encontrar un modo de realizar los sueños, ¡es una grandísima fortuna!

Creo que el movimiento libre del útero es un mecanismo biológico de regulación, creación y consciencia. La oxitocina y el pulso del útero, en retroalimentación, es una fórmula maestra.

Si quieres seguirle la pista a Alicia o te gustaría investigar con ella en algunos de sus talleres, aquí tienes su información de contacto.

2 responses to “La salud del útero

  1. Pingback: La Alimentación y su Impacto en el Cerebro |·

  2. Pingback: Mar Nyi Hollander·

Deja tu comentario aquí:

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s