ESPECIAL II. Microbiota y ciclo menstrual

Hace unas semanas publicamos la primera parte de este especial sobre la microbiota y su relación con el ciclo menstrual, si es la primera vez que llegas al blog te recomiendo que antes de que comiences a leer este artículo, vayas al otro y así no te pierdas nada.

Una vez comienzo a entender la relación que existe entre mi salud intestinal y mi salud hormonal, el siguiente paso para auto-conocerme mejor, es aprender a interpretar correctamente las señales que me da mi intestino. Es decir, comprender bien el lenguaje único con el que cada cuerpo habla.

woman drinking wine

Foto de Bruce Mars de Pexels.com

Lo que me está queriendo decir mi intestino

Las heces

¿Te has preguntado alguna vez si tus heces son normales? Quizás sólo pensar mirarlas, pueda parecerte algo escatológico o nunca te hayas parado a pensar si son normales o no pero dedícale un segundo de tu tiempo, ¿cómo crees que son unas “heces normales” según los estándares de salud digestiva?

Pues son de color marrón, presentan una forma tubular, no flotanapenas huelen y están recubiertas por una envoltura de mucosa intestinal (cuya función es impedir que el ano se ensucie durante la defecación). Lo ideal es que cuando usemos papel para limpiarnos, este salga limpio.

¿Cómo de diferentes son las tuyas? Si unos días nuestro patrón defecatorio cambia, no quiere decir que haya ningún problema. Pero si tus heces siempre huelen o siempre son muy duras o mayoritariamente pastosas (y necesitas mucho papel higiénico para limpiarte porque te manchas mucho) o contienen algo de sangre, deberías consultar con un especialista en salud digestiva.

Image result for conozca su caca libro

La frecuencia defecatoria

La frecuencia defecatoria es la asiduidad con la que vamos al baño. Evacuar cada día, no significa defecar bien.  Si no vamos al baño cada día, pero nuestras heces no huelen y no manchan (dependiendo de la persona), no tendría porque ser un problema. Se engloban dentro de la normalidad tanto ir tres veces al día al baño, como ir un día sí y un día no. Aunque lo ideal es ir a diario.

Por el contrario, si las heces (o los gases) desprenden un olor muy desagradable (putrefacto), esto puede ser un indicador de que algo no anda bien. Y si además mi regularidad intestinal no es buena, no evacuo bien, mis heces son pastosas y me mancho mucho al limpiarme quizás esté ante un desequilibrio hormonal. 

Mi cuerpo, nos sólo me advierte de que hay un problema hormonal cuando mi ciclo es irregular o mi menstruación es dolorosa, el intestino también puede darnos pistas de qué es lo que está pasando.

El estreñimiento y el ciclo menstrual

¿Has observado alguna vez, si tu regularidad cambia a lo largo del ciclo menstrual? ¿Vas al baño con la misma frecuencia cuando menstruas que cuando ovulas? ¿Has pensado alguna vez si el embarazo afecta a nuestra regularidad?

Lo cierto es que existe más relación, de la que nos han contado, entre el intestino y nuestros estados hormonales. Las mujeres nos vemos más afectadas por el estreñimiento que los hombres, especialmente durante el embarazo.

person on wooden bridge looking at body of water

Foto by Daria Shevtsova on Pexels.com

Aunque aún es necesaria más investigación sobre el tema, a diario me encuentro con mujeres que afirman que durante la ovulación encuentran más dificultad a la hora de ir al baño y muchísima menos durante la menstruación. ¿Has observado si a ti también te ocurre? Las alteraciones de las hormonas principales de nuestro ciclo (progesterona y estrógeno) pueden ser las responsables.

En 2013 se realizó un estudio con ratones, con el fin de determinar si la hormona esteroidea sexual femenina en sí misma es responsable del desarrollo del estreñimiento tanto en ratones hembras como en machos. La administración de estrógenos dio como resultado una disminución en el peso de las heces acumuladas y disminución del movimiento gastrointestinal, pero la administración de progesterona no. Las conclusiones de este estudio determinaron que los estrógenos, en lugar de la progesterona, puede ser un factor perjudicial del estreñimiento a través de la disminución de la evacuación intestinal.

La alimentación, por supuesto, puede llegar a jugar un papel fundamental en esta fase del ciclo. Aquí 10 alimentos que pueden ayudarte a mejorar:

alimentos contra el estreñimiento

Imagen de la Revista CuerpoMente

Si este artículo te ha gustado compártelo para que llegue a más gente y si te sientes identificada con este tema y te gustaría que le diéramos un abordaje terapéutico más personalizado, no dudes en contactarme. Tú te lo mereces y yo estaré encantada de ayudarte.

           firma_marta

.

Bibliografía súper interesante:

Estrogen-gut microbiome axis: Physiological and clinical implications. J. M. Baker, L. Al-Nakkash, M. M. Herbst-Kralovetz. Maturitas. 2017; 103: 45-53.
The potential impact of gut microbiota on your health: Current status and future challenges. Sirisinha S. Asian Pac J Allergy Immunol. 2016 ; 34(4): 249-264.
The Intestinal Microbiome and Estrogen Receptor-Positive Female Breast Cancer. Kwa M, Plottel CS, Blaser MJ, Adams S. J Natl Cancer Inst. 2016  22; 108(8).
Estrogen rather than progesterone cause constipation in both female and male mice. Oh JE, Kim YW, Park SY, Kim JY. Korean J Physiol Pharmacol. 2013; 17(5):423-6.
Al encuentro de la maternidad, Dra. Anaheim Jordan y Marta León. Ed. Obelisco 2017.
Conozca su caca y lo que dice de su salud. Dr. Adrian Schulte. Ed Urano 2017.
La digestión es la cuestión.  Giulia Enders. Ed Urano 2015.
– Mima tu intestino, Christian Brun. Ed. Grijalbo 2017.

 

Advertisements

Deja tu comentario aquí:

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s